¿Qué es Kahoot!?

Kahoot! es una herramienta educativa y gratuita mediante la cual crear cuestionarios interactivos para el alumno. El profesor puede crear sus propios Kahoots en base a los contenidos concretos del aula o escoger uno entre el gran abanico de cuestionarios que ofrece Kahoot!. ¿Cómo crear un Kahoot!?.

En primer lugar, el profesor debe registrarse en la plataforma, lo cual se realiza de una forma fácil y sencilla.

En segundo lugar, el profesor, en base a los contenidos que quiera evaluar, prepara una serie de preguntas con dos, tres o cuatro posibles respuestas.

En cada pregunta puede insertar recursos como fotos o vídeos que enriquecen la calidad del Kahoot! Si lo prefiere, puede escoger un cuestionario que ya esté elaborado simplemente acudiendo al buscador de la plataforma.

No hay límite de preguntas, aunque lo recomendable es hacer entre 15-20 preguntas, ya que pasado este margen los alumnos suelen cansarse y dispersarse, perdiendo su foco de atención en esta herramienta de evaluación o pre-evaluación.


¿Cómo jugar con los alumnos?

Para empezar a jugar es necesario que el alumnado esté equipado con tablets. Si el centro educativo no posee este instrumento, los alumnos pueden utilizar su móvil personal o, si el profesor lo prefiere, acudir al aula de informática, ya que Kahoot! está disponible tanto en App como en versión web.

En primer lugar, el profesor entrará en su cuenta e irá al apartado “Mis Kahoots”, donde escogerá el cuestionario que previamente ha preparado para la sesión.

A continuación, pulsará “Play” para empezar a jugar. Tras este movimiento aparece una pantalla donde el profesor debe elegir si prefiere que los alumnos jueguen en la modalidad “Classic”, es decir, juego individual (jugador contra jugador), o “Team Mode”, en el que los alumnos responden en equipo.

Por último, en esta primera fase, aparece un PIN en la pantalla.

Mientras el profesor realiza estos sencillos pasos, el alumno entra en la App o al sitio web Kahoot.it.

Nada más entrar, aparece una pantalla donde tienen que escribir el Password que nosotros habremos proyectado tras realizar los pasos dictados en el párrafo anterior.

Posteriormente, los alumnos deben de escribir su nombre (al cual pueden añadir emoticonos). Se recomienda avisar con antelación que no sean nombres ofensivos ni ridículos.

Cuando el profesor observe que el número de nombres corresponde con el número de alumnos en el aula, ¡es hora de empezar a jugar!

Materiales
– Proyector
– Tablet, móvil o aula de informática.

Disponibilidad
Disponible en App o versión web.

Desventajas: Si el wifi del centro tiene poca señal, durante la sesión el cuestionario suele bloquearse a dos o tres alumnos. Mi propuesta es que se espere una pregunta y, si sigue sin reanudarse, que se alíe con su compañero. Si ganan el Kahoot, el premio es para los dos.

Caso práctico en el aula. El alumno creador de Kahoots.

Después de jugar en varias ocasiones al Kahoot con mis alumnos, decidí enfocarlo de una manera diferente.

Acabábamos de finalizar un tema de Historia de 2º ESO y me percataba de que algunas ideas todavía continuaban confusas. Por ello, en vez de jugar un Kahoot para detectar sus principales fallos, decidí que los mismos alumnos elaborarían un Kahoot.

La actividad resultó todo un éxito. En este caso, mis alumnos siguieron los siguientes pasos en el procedimiento de realización:

– En primer lugar, registrarse en la página oficial de Kahoot. Siempre les obligo a apuntarse en la agenda el usuario y la contraseña para que no se olviden, ya que será crucial para el último paso.


– En segundo lugar, les muestro donde deben de acceder para realizar el Kahoot y que pasos tienen que seguir. La verdad es que en este paso van solos, ya que la web tiene una navegabilidad muy sencilla.

– En tercer lugar, les pongo un listado de los temas sobre los cuales deben hacer las preguntas. Por ejemplo: agricultura en la Edad Media, jerarquía social e importancia del clero.

Normalmente, les señalo el contenido más denso y de mayor dificultad de comprensión.

– En cuarto lugar, elaboran una o dos preguntas por tema, como si fuesen profesores, en base a la teoría.

Posteriormente, elaboran cuatro posibles respuestas: una verdadera y tres falsas, o un true and false.

Antes de iniciar la actividad, les recalco que las preguntas erróneas no sean evidentemente falsas, sino que se esfuercen en pensar una parecida para que sus compañeros se equivoquen, fomentando así la competencia positiva y su motivación.


– En quinto lugar, adjuntan una foto a cada pregunta, la cual debe de ser reflejo del contenido teórico que preguntan, dando visibilidad a la teoría.

– En sexto lugar, guardan el Kahoot y revisan que toda la actividad esté correcta y sin faltas de ortografía.

– Por último, el profesor escoge a un alumno (o varios, según la disponibilidad de tiempo) para que salga al ordenador de la clase, ponga su usuario y contraseña (aquella que se había apuntado en la agenda) en la pantalla principal y adquiera el rol del profesor, evaluando a sus compañeros mediante su propio Kahoot.

Como he mencionado anteriormente, es un éxito de actividad, ya que encaminamos a nuestros alumnos a que vuelvan a leer la teoría, a comprenderla de verdad (de hecho, muchos levantan la mano para que les expliques de nuevo un concepto o idea ya que, si no lo entienden, no pueden trabajar la teoría para hacer la pregunta o las respuestas), a poner la respuesta verdadera pero, sobre todo, tres falsas creíbles, a buscar imágenes que den visibilidad a la teoría que han trabajado, etc.

Y, sobre todo, a pasárselo muy bien al jugar a un juego que ha elaborado uno de los suyo, un igual. Ellos son los protagonistas en todo momento, quedando el profesor relegado en silencio a un segundo plano al cual acudir en caso de duda.

El profesor adquiere poderes y se convierte en invisible.

En conclusión, la app Kahoot es un instrumento perfecto para disipar dudas y esclareces contenido que, por su carga de densidad (como es el caso de Historia), se quedan en el camino.

También es un recurso de cohesión social y cívica con el resto de compañeros. Por ello, el abanico de inteligencias que abarca (interpersonal, verbal-lingüística y visual-espacial) es elevado. Os invito a utilizarla, ¡a jugar!